Brechas de coberturas en inmunización en América Latina

WhatsApp Image 2021-02-10 at 3.45.15 PM

Por: Adriana Arango
Odontóloga, Esp en Docencia Universitaria,
Magister en Epidemiología
Directora de educación e investigación
Sense and Science

A pesar de ser una de las inversiones en salud más eficiente, exitosa y rentable de la historia, casi una de cada cinco muertes de niños menores de 5 años todavía es causada por una enfermedad prevenible por vacunación, y solo 12 enfermedades infecciosas representan el 20% de toda la carga mundial de enfermedades y discapacidades (1).

Existen vacunas contra enfermedades de importancia para la salud pública a nivel mundial que todavía no han sido incorporadas a los esquemas rutinarios de inmunización en la mayoría de los países en desarrollo. Muchos países no tienen recursos financieros suficientes para introducir estas vacunas en sus programas de inmunización y su uso se limita al sector privado. Así, los niños más necesitados no pueden acceder a las nuevas vacunas, ocasionando desigualdades e inequidades entre las poblaciones, y diferencias marcadas en los planes de vacunación de los países (2). En la actualidad, aún existen más de 22 millones de niños, en su mayoría en países en vía de desarrollo, que no cuentan con los esquemas básicos de vacunación (3).

 

Uno de los objetivos estratégicos del “Plan de Acción Mundial sobre Vacunas” era que los beneficios de la inmunización se extendieran equitativamente a todas las personas; sin embargo, y a pesar de algunos avances, este objetivo está lejos de alcanzarse, sobre todo para los países de medianos y bajos ingresos, según lo reportado por el informe de progreso de 2020 sobre las metas de inmunización en América Latina (4).

 

Una de las principales brechas presentes en la región se debe al poco gasto en investigación y desarrollo para la producción de vacunas. Sólo el 10% del gasto mundial se asigna para investigación y desarrollo farmacéutico de enfermedades que representan el 90% de la carga de morbilidad mundial (1). En cuanto a la producción de vacunas, los gastos asociados con su desarrollo y con los derechos de propiedad intelectual que las protegen son muy grandes, y en América Latina, muy pocos laboratorios tienen la capacidad técnica para investigar y elaborar estas vacunas.

 

Adicionalmente, se presentan desafíos relativos a la calidad de los sistemas de información que dan cuenta de la cantidad de vacunas necesarias en la región, así como a la presencia de dificultades geográficas para acceder a la información o para brindar la inmunización. Por otra parte, muchos países de la región tienen recursos limitados para efectuar actividades operacionales: ha habido un aumento en el gasto público para la compra de productos biológicos y suministros. Sin embargo, a esa inversión no se han aunado esfuerzos centrados en mejorar los demás componentes de los Programas Ampliados de Inmunización (PAI) (capacitación del personal de salud, las labores de supervisión, actividades técnicas y operativas, transferencia de tecnología etc) (4). También hay retraso en el acceso a nuevas vacunas, lo que se debe a la limitada capacidad de producción de los laboratorios a escala mundial y al poder adquisitivo y negociador de cada país. Por esto, se hace fundamental ampliar la capacidad de producción de vacunas, ya que este sigue siendo el principal cuello de botella en el proceso de vacunación (5).

 

Sumado a lo anterior, las circunstancias sociopolíticas, los fenómenos de migración y los cambios de autoridades nacionales también han creado obstáculos para la continuidad de las actividades de vacunación en muchos países y han ahondado estas brechas. Por otro lado, en la región no solo se presentan inequidades entre países, sino también al interior de cada país. Por esto, otro desafío para cerrar las brechas de coberturas de inmunización en la región no es solamente lograr una cobertura alta a nivel nacional, sino también contar con una cobertura homogénea en los niveles local y subnacional.

 

Por todo esto, para cerrar estas brechas de vacunación en la región se deben mejorar los sistemas de información sobre vacunación, por ejemplo, a través de la incorporación de registros de vacunación electrónicos, facilitar a los países evidencia científica con el fin de fortalecer el compromiso político con los programas de inmunización, formular y ejecutar una estrategia de comunicación con el fin de combatir la información errónea referente a las vacunas y la reticencia a la vacunación, prestar cooperación técnica en relación con la cadena de producción de las vacunas, respaldar la incorporación de nuevas vacunas durante todo el curso de la vida y lograr que los países , poco a poco, sean autosuficientes para la producción y distribución de sus propias vacunas.

Referencias

Referencias

  1. Tamez S, Eibenschutz C, Zafra X, Ramírez R. La articulación público-privada en la producción de vacunas en México. Saúde em Debate. 2016;40(111):9–21.
  2. Organización Panamericana de la Salud. Introducción e Implementación de nuevas Vacunas- Guía Práctica. 2009.
  3. Berkley S. Improving access to vaccines through tiered pricing. Lancet. 2014;383(9936):2265–7.
  4. Organización Panamericana de la Salud, Organización Mundial de la Salud. Plan de acción mundial sobre vacunas. Informe de progreso del 2020 sobre las metas de inmunización en la región de las Américas [Internet]. 2020. Available from: https://doi.org/10.1016/j.tmaid.2020.101607%0Ahttps://doi.org/10.1016/j.ijsu.2020.02.034%0Ahttps://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/cjag.12228%0Ahttps://doi.org/10.1016/j.ssci.2020.104773%0Ahttps://doi.org/10.1016/j.jinf.2020.04.011%0Ahttps://doi.o
  5. Desarrollo P de las naciones unidas para el. Del dicho al hecho: brechas en el proceso de vacunación en América Latina y el Caribe. 2021; Available from: https://www.undp.org/es/latin-america/blog/del-dicho-al-hecho-brechas-en-el-proceso-de-vacunación-en-américa-latina-y-el-caribe

 

No se pierda nuestros cursos online de Advocacy.
¡Son Gratis!

¿Sobre qué temas de Advocacy
quiere aprender?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *